Lámparas led que quedan semi-encendidas o parpadean

El equipo técnico de fullwat redactó, en abril 2014, un documento explicando por qué, a veces, las lámparas led se quedan semi-encendidas o parpadean. Éste documento se envió a muchos de nuestros clientes a fin de poder dar soporte para solucionar a este fenómeno, con una gran acogida.

En ocasiones ocurre que al realizar una sustitución en donde antes teníamos una halógena por una
lámpara LED, la nueva lámpara se queda semiencendida o parpadea. Este fenómeno puede ser debido a múltiples causas y se debiera tener en cuenta lo siguiente:

  1. Lámpara dicroica de 12V sustituida por lámpara LED MR16
  2. Lámpara halógena a 230V y que hemos sustituido por lámpara LED GU10
    • Interruptores con luz neón
    • Interruptores sin luz de neón

1. Lámpara dicroica de 12V sustituida por una lámpara LED MR16

El problema principal en este tipo de sustituciones directas es que el transformador que se encuentra previamente colocado sea un transformador electrónico y como resultado, nuestra nueva lámpara LED pudiera parpadear.

Este fenómeno se debe básicamente a las características del transformador electrónico. Este dispositivo cierra el circuito sólo cuando registra consumo, es decir al conectar la bombilla, y además poseen una carga mínima de funcionamiento. Por ello, cuando se coloca una lámpara LED de 5W o 9W ocurre que esta carga no es suficiente para que cierre el circuito y el dispositivo entra en un bucle continuo de abrir y cerrar el sistema, provocando el parpadeo.

SOLUCIÓN:

La solución más sencilla en este caso, aunque no sea la más adecuada, es colocar en paralelo tantas lámparas LED como sean necesarias para alcanzar la carga mínima. El problema de esta configuración es que si alguna de las lámparas falla puede hacer que el sistema se descompense de nuevo y causar problemas al resto de los elementos que se encuentran colocados en la red.

Por ello, la solución ideal sería sustituir el transformador existente en la instalación por un transformador o “ driver” específico para LEDs, como por ejemplo:

DRX-50-12T IPX-060P12P

Catálogo Fullwat: Fuentes de alimentación y drivers

Por otro lado, en la instalación de las dicroicas, podríamos también encontrar un balastro ferromagnético, pero en este caso no causaría un parpadeo o semiencendido. Sin embargo, mantenerlo sería peligroso para nuestras lámparas LED, ya que las variaciones de tensiones en la red podrían trasladarse a la alimentación de las lámparas y dañarlas si la tensión de alimentación que reciben es excesiva.

2. Lámpara halógena alimentada directamente a 230V y sustituida por lámpara LED GU10:

Existen múltiples causas por las que una lámpara LED alimentada a 230V pueda quedarse encendida temporalmente o parpadee. Que esto ocurra no se debe a los drivers o transformadores, está generalmente relacionado con cómo está realizada la instalación eléctrica de la casa:

  • TENGO INTERRUPTORES CON UNA PEQUEÑA LUZ DE NEÓN

En realidad, este interruptor con neón supone una pequeña trampa para nuestra nueva instalación de LED. Si observamos la construcción interna de este interruptor podemos ver que el neón se encuentra en paralelo con el contacto del interruptor, y lo que es más importante, en serie con la nueva bombilla LED que intentamos apagar.
Esto hace que mediante el neón, y aunque el interruptor se encuentre desconectado, fluya una mínima corriente hacia la bombilla LED suficiente para cargar los condensadores internos de la misma que ocasionan que la bombilla se quede iluminada de forma tenue o realice constantes parpadeos.

SOLUCIÓN:

La solución más sencilla sería anular el neón del interruptor o sustituir el interruptor por uno normal.
Pero… ¿Qué hacer si deseamos mantener el neón de nuestro interruptor?
Lo que debemos hacer es colocar una resistencia en paralelo con nuestra instalación de lámparas LED, tal y como se muestra en el gráfico:
Con ello lo que conseguiremos hacer es que la pequeña corriente que circula por la rama del neón para alimentarlo, fluya por la nueva resistencia y evitar así que la lámpara LED se ilumine tenuemente cuando el interruptor se encuentre desconectado

  • NO TENGO NEÓN EN EL INTERRUPTORES Y MI LÁMPARA SIGUE PARPADEANDO O ILUMINANDO TENUEMENTE:

Quizás la razón esta vez tenga que ver con cómo está realizada la instalación de red de nuestra casa.

Lo habitual en las instalaciones es encontrarse con dos polos o líneas que no son iguales. Uno de ellos se denomina “fase”, que es el que trae la carga, es decir el polo “vivo”, y el otro polo que es “neutro”. En las instalaciones eléctricas de las casas la fase es la que ha de circular por todos los mecanismos eléctricos de la vivienda (interruptores, conmutadores, etc), y el cable que va directo a la bombilla debiera de ser el neutro.

Cuando en una instalación realizada de manera correcta (aquella en la que la fase circula por los mecanismos), dejamos abierto un interruptor para que la bombilla esté apagada, lo que se hace internamente es dejar al aire un borne de conexión de la bombilla y el otro, tal y como se muestra en la siguiente figura, queda unido de forma permanente al neutro.

Si el cable que está unido a la bombilla de forma permanente es el neutro, y el interruptor se encuentra abierto, entre los dos bornes de la bombilla no se producirá circulación de corriente alguna. Esto se debe a que el aire está prácticamente al mismo potencial eléctrico que la tierra, o el cable neutro, por lo que nuestras lámparas nunca se encenderán.
Sin embargo, en muchos casos esto no sucede así y podemos preguntarnos qué está pasando.

El problema principal es que hay instalaciones en las que la lámpara LED recibe directamente y de forma constante la tensión de alimentación de uno de sus polos. Esto puede ocurrir por dos razones:

• Que nuestra instalación esté mal realizada y sea la fase la que alimente de manera permanente nuestra lámpara en lugar del neutro.

• Que en nuestra instalación no exista un polo vivo y otro neutro, y que en su lugar existan dos líneas de fase, por lo que de nuevo una fase alimenta directamente la lámpara. Esto ocurre en muchas ocasiones sobre todo en instalaciones cuya red principal de abastecimiento es antigua.

Cualquiera de estos dos hechos pueden provocar funcionamientos “extraños” en las lámparas LED y generar los parpadeos o las iluminaciones tenues de las bombillas cuando están desconectadas.

¿Cómo compruebo que en mi instalación el interruptor corta el neutro en lugar de la fase o si tengo 2 fases?

Es muy sencillo. Una vez apagada la luz, quitamos la bombilla GU10 de su casquillo, tomamos un buscapolos y probamos si se enciende en alguno de los agujeros del casquillo.

• Si el buscapolos se enciende al hacer contacto en uno sólo de los agujeros, es que el interruptor de nuestra instalación no está bien conectado y corta el neutro en lugar de la fase.

• Si lo que ocurre es que al introducir en los agujeros del casquillo, el buscapolos se ilumina en ambos casos, es que nuestra instalación tiene dos fases activas en lugar de fase y neutro.

Entonces…

¿Qué ocurre si en nuestra instalación tenemos 2 fases activas o el interruptor corta el neutro en lugar del “polo vivo”? Es decir, ¿qué pasa si una fase llega siempre hasta nuestra lámpara?

Una vez hecha la sencilla prueba para saber si lo que llega a nuestras bombillas de manera permanente es la fase en lugar del neutro o una de las fases de la instalación, podemos estar seguros de que el problema que tenemos es que la lámpara estará constantemente recibiendo de forma directa una parte de la tensión.

Como consecuencia de ello y por el efecto de inducción a través del aire, una pequeña cantidad de corriente de entre 50 miliamperios a 500 miliamperios, puede circular a causa de inducciones, derivaciones, o magnetismos entre los cables, y ser ésta capaz de cargar parcialmente los condensadores para así llegar a los LEDs y activarlos aún cuando estuvieran apagados.

En función de la construcción de la lámpara, esta pequeña corriente parásita puede hacer que existan diferentes comportamientos en los LEDs. En algunos casos, esta corriente no los hace encender pero sí que va cargando los condensadores hasta que se produce un “flash” cada cierto tiempo.

También puede ocurrir que entre los condensadores del interior de la bombilla y el bajo nivel de aislamiento de las lámparas, la existencia de alguna derivación de la línea como puede ser un contacto con un portalámparas o el mero hecho de tocarla con los dedos, fuera suficiente para que éstas luzcan semiencendidas.

Por lo tanto, podemos concluir que los casos anteriormente expuestos con sus diferentes causas generan un único problema: la pequeña corriente inducida que siempre encuentra su forma de “escapar”.

SOLUCIONES:

  • Cuando la lámpara hace contacto con el portalámparas y este es el culpable de que las corrientes  parásitas deriven a masa haciendo que la bombilla se ilumine, la solución más sencilla es “aislar” la lámpara. Colocar un trozo de cinta aislante alrededor del casquillo podría ser suficiente para evitar que la lámpara se ilumine una vez se ha desconectado el interruptor.
  • Otra solución muy sencilla es colocar un condensador en paralelo con la conexión del casquillo de la lámpara GU10. Así lograremos que las corrientes parasitas que hacen que la lámpara LED se ilumine, circulen por el interior del condensador y evitar así los problemas generados.

Un condensador sencillo de las siguientes características, 0,47uF 400V de tipo polyester, debiera de ser suficiente. Sin embargo, estas soluciones son útiles en ámbitos domésticos cuando una sola lámpara (o un número reducido de ellas) son las que generan los problemas.

Cuando estos problemas aparecen en grandes tiradas o instalaciones profesionales, la solución que garantiza que las lámparas quedarán totalmente aisladas y que no generarán ningún problema, es el siguiente:

  • Colocar un relé de dos contactos conmutados o circuitos, a la entrada del sistema de lámparas para utilizarlo como sistema de aislamiento.

El gráfico adjunto corresponde al esquema interno para nuestro Relé IMO SRRHN‐2CN‐SL‐230VAC que es idóneo para esta aplicación.

Lo que logramos de esta forma es abrir las dos fases que llegan hasta nuestra lámpara LED y evitar que circulen aquellas pequeñas corrientes capaces de iluminar la lámpara cuando el interruptor se encuentra abierto, al mismo tiempo que aislamos el propio interruptor del sistema por medio del relé.

El esquema que quedaría sería el siguiente:

En el caso de tener dos fases activas en la instalación, el efecto conseguido es el mismo:

En el momento que el interruptor se cierra, independientemente de donde esté colocado ( en una de las fases, en la única fase o el neutro ), la bobina del relé que está conectado a él provoca que los dos contactos del relé cierren las líneas que llegan a la lámpara y así comience a circular la corriente para poder encenderla.

Esta solución no sólo resuelve el problema de mala conexión entre fase y neutro, sino que también el caso de que la instalación de la casa disponga de dos fases en lugar de fase y neutro.

Esto se debe a que son las dos líneas las que se abren y no solamente una. Los elementos que desde FULLWAT os recomendamos colocar previamente a la tirada de lámparas que se quieren instalar son los siguientes: Relé IMO SRRHN‐2CN‐SL‐230VAC y su zócalo correspondiente SRN5‐T para facilitar las conexiones:

Quedando la instalación final de la siguiente manera:

Facebooktwittergoogle_plusmail

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *