Nuevas formas de medir: TM30

¿TM30? ¿CRI? ¿Es lo mismo? ¿Ha cambiado la forma de ver el CRI?

Probablemente en algún artículo o análisis de algún producto, ya os hayáis encontrado con este concepto que lleva un poco a la confusión: el TM30.

Es normal, ya que el mundo de la iluminación, y en especial la iluminación LED, cambia muy rápidamente.

Hasta el momento habíamos logrado familiarizarnos y trabajar con el concepto del CRI, pero esto ya no es suficiente para ayudarnos a valorar la calidad de la emisión de luz y su reproducción de color. Por ello, ha sido necesario incorporar nuevos conceptos y nuevas maneras de medir la luz y desde Fullwat, nos gustaría explicarlo de forma sencilla y para todos los públicos.

 

¿Qué es el TM30?

El TM30 es el nuevo método para poder medir el índice de reproducción del color (CRI).

En realidad, no es exactamente el CRI porque se representa de forma diferente, pero podríamos decir que es una forma “mejorada” de poder medirlo.

Poniéndonos técnicos: se trata del nuevo método de medición establecido por la Sociedad de Ingeniería de Iluminación de América del Norte (IESNA), la organización que establece los estándares de iluminación en Norteamérica. Su objetivo es proporcionar un método para medir la reproducción del color de la luz que arroje más información que el método tradicional de medición, el CRI.

Originariamente el CRI (CIE 1974) se definía como una medida promedio de la cantidad de colores visibles que componen la luz de una fuente luminosa, vistos bajo la luz blanca que emite el Sol en un día despejado a medio día.

Esta primera representación, únicamente medía el color en 8 tonos. Por lo tanto, el valor del CRI no era más que la media del valor de esos tonos representados.

Con este método se perdía mucha información y una era especialmente importante: la de la reproducción del color Rojo, el conocido R9. Este es uno de los valores más determinantes a la hora de indicar una buena reproducción de color, ya que si una tira de leds tiene un buen valor R9 siempre se traducirá en una buena reproducción lumínica global.

Es por ello que se tomó la decisión de añadir varias muestras más de color para poder tener una idea más completa de cómo un haz lumínico reproduce el color. Y así se creó el CRI (CIE 2004) que ya contenía 14 valores en vez de las 8 iniciales.

A medida que la iluminación ha ido avanzando los métodos han cambiado y hoy en día, el método aplicable es la valoración de la reproducción del color mediante el TM30.  Dicho de forma simplificada, no es más que seguir aumentando las muestras de representación de color (iluminadas con un espectro de color blanco de 5000K, similar a nuestro Sol) hasta un número de 99 unidades, llamadas CES («Color Evaluation Samples» o muestras de evaluación de color) y representarlas de una manera concreta: con varios nuevos gráficos, y relacionándolos entre ellos para obtener la información que buscamos expresar: el Rf, el Rg, y su combinación.

 

RF (índice de fidelidad de color)

El Rf (o índice de fidelidad de color): representa en una sola gráfica el valor (de 0 a 100) de la reproducción del color de esas 99 muestras de color (CES), y se podría decir de su evaluación que cuánto mejor sea la reproducción del color de una fuente de iluminación, cuánto más se acerque al color “natural” de referencia, más alto será el valor de cada una de ellas.

Vamos a ver un ejemplo del CRI clásico Vs al nuevo RF, para una tira estándar de CRI80.
Podemos observar que la diferencia en cuanto a la información que aporta es importante.

Gráfico CRI tradicional:

Gráfico Índice de Fidelidad ( o Rf):

En el primer caso, solamente podemos observar que la reproducción de los colores rojizos para la fuente de luz medida, es muy mejorable. Sin embargo, si analizamos la segunda gráfica, podemos ver como se comporta la misma luz al reproducir diferentes muestras tonalidades de rojo. Nos permite observar y recoger mucha mayor información, y ser más veraces a la hora de valorar la fuente de luz.

 

RG (Referencia Color Gamut)

El Rg (refencia Color Gamut): El Rg otro de los nuevos valores analizados en el método TM30 y representa la saturación del color bajo una fuente de luz. El valor óptimo para Rg sería de 100, y representaría la reproducción de color perfecta. Por encima de este valor, el color se vería sobre saturado, y por debajo de él, poco saturado.

Podemos observar este concepto de forma sencilla viendo en la imagen de ejemplo anterior.

Gráficamente, este valor Rg se presenta en un CVG (Color Vector Graphic, o gráfico de vectores de colores). Explicado de forma sencilla:  un gráfico con forma de circunferencia cuyo perímetro se logra al posicionar el valor de saturación para cada uno de los colores muestreados bajo nuestra fuente de luz.  De los 99 puntos CES de prueba, se promedian a 16 puntos de color referencia. Después, mediante vectores, se dibuja la diferencia de saturación en la reproducción de las muestras de color la fuente de luz de prueba y la fuente de referencia (la perfecta), creando así el siguiente gráfico vectorial.

Lo vemos más claro en la siguiente imagen:

Por lo tanto, podemos ver que el Rg (en este caso, línea color negro) siempre se presenta en comparación con una circunferencia perfecta (línea color blanco) que representa el valor de saturación óptimo (100) en la reproducción de las muestras de color de la fuente de luz de referencia.

Vamos a verlo mejor con un ejemplo:

En la imagen siguiente vemos 2 gráficas muy diferentes, y en cada una de ellas vemos 2 circunferencias:

  • En rojo la resultante bajo la fuente de luz evaluada.
  • En negro, la circunferencia de referencia óptima.

En función de la calidad de la fuente de luz evaluada, podemos ver que nuestra gráfica Rg (en rojo en ambos casos) puede encontrarse “por dentro” de la circunferencia perfecta, lo que indica “falta de saturación de color”, o por “fuera”, que representaría “sobresaturación”.

O incluso combinando ambos estados para diferentes colores de muestra.

Gracias a este ejemplo podemos observar que para iguales valores de representación de color CRI (80) y Rf (78), el estudio del Rg ( 90 vs 110) puede ser determinante y marcar la diferencia en las diferentes fuentes de luz. Por lo tanto, no solo se tiene en consideración de la reproducción de color, como se había valorado hasta el momento mediante el uso simplificado del CRI.

Vamos a llevar este ejemplo a un caso práctico para poder interpretarlo mejor:

El primer caso podría representar una tira estándar de CRI 80, cuya saturación no es óptima, pero sí aceptable. Observamos que los tonos rojos se presentan bajos de saturación, pero el resto de los colores, tiene una saturación buena, muy cercana al valor de referencia.

Podríamos aplicar este gráfico Rg a una tira perteneciente a la gama doméstica FULLWAT DOMOX, donde el R9 no se representa muy bien, y como consecuencia el color rojo no aparece muy saturado.

Tira Led DOMOX-2835-BN-002X
Tira Led DOMOX-2835-BN-002X

Sin embargo, el segundo caso podría pertenecer a una tira de la gama FULLWAT PROFESSIONAL, en especial gama MKT orientada a resaltar el buen tono de la carne, donde el objetivo de la gama es que el color rojizo se represente sobremanera.  Por esta razón la forma de la circunferencia Rg se ve potenciada en esas zonas de color, significando que esta tira no solo representa bien los rojos, sino que los representa SOBRESATURADOS, que es precisamente lo que se busca con este producto en este tipo de aplicaciones.

Tira Led MKT-2835-PK3-HX

 

Relación Rf/Rg

Por último, existe la posibilidad de poner en valor e interpretar los dos conceptos Rf/Rg de forma conjunta, para tener una visión global de la calidad de la fuente de luz que estamos evaluando.

Se trata simplemente de una gráfica que pone en relación estos 2 valores representando los valores de fidelidad y saturación (gamut) en una cuadrícula y ver cuánto se acerca al valor de la perfección (punta que une los valores óptimos Rg: 100 y  Rf: 100).

Vamos a interpretar algunos ejemplos, observando los casos que nos muestra la siguiente gráfica:

 

  • Si nos fijamos en el punto naranja, podemos interpretar que la fuente de luz evaluada tiene una fidelidad (o reproducción de color) baja, valor 55, y además sobresaturada, valor 120

 

  • En el caso contrario tendríamos la fuente de luz del punto amarillo, donde podemos ver que también posee baja fidelidad, pero en este caso a falta de saturación del color.

 

  • Mejorando ambas situaciones podemos observar el punto rosa. La fuente de luz evaluada tiene una fidelidad alta, cercana al valor 90, y su saturación se acerca al valor óptimo, pero aún sigue por encima de él, por lo que podemos afirmar que se encuentra en la zona de sobresaturación.

 

  • Y por último, vemos el punto azul añil, que se encuentra prácticamente sobre el punto rojo óptimo de referencia. Es a este punto al que nos debemos acercar para asegurar la máxima calidad de fuente de luz en cuanto a reproducción y saturación. Alta reproducción de color (100), y saturación perfecta (100) es el objetivo a alcanzar.

 

Como resumen, claramente, el nuevo método de evaluación TM-30 nos permite ser mucho más específicos sobre la reproducción del color y valorar de forma más justa qué es aceptable o deseable para un proyecto.

A medida que TM-30 aporta información adicional, el diseño y la especificación se vuelven mucho más fáciles y controlados. La nueva consideración de la saturación nos ayuda a predecir con mayor precisión cómo se verán los objetos y espacios. El diseño de iluminación trata de cómo se verá el espacio bajo una fuente de luz, por lo que cuanto mayor control pueda tener, mejor.

Si bien TM-30 aún no es un estándar instaurando, ciertamente es un método útil que supera muchas deficiencias del CRI. Entonces, ¿Por qué conformarse entonces únicamente con el CRI?

 

Facebooktwittermail

2 comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *